Tu huerto urbano DIY: Alimentos Orgánicos donde quieras

7:30:00


Cultivar tus propios alimentos es el primer paso para ser libre, y lo mejor es que puedes tener tu huerto urbano DIY y cultivar tus propios alimentos orgánicos donde quieras y sin ser una gran experta. Aunque suene a tópico (que no lo es) este post es fundamental para cualquier mujer valiente y quiero compartirlo contigo, ¿sabes por qué? porque el primer paso hacia la verdadera soberanía personal pasa por la soberanía alimentaria.

Hubo un tiempo en el que el boom económico fomentaba la superproducción con su consiguiente abundancia de alimentos. Entonces, tener una auto-producción de hortalizas y alimentos era signo de pobreza.

¡Cómo cambian las cosas! Hoy cosechar tus verduras y hortalizas, y recolectarlas en su punto exacto de maduración es un lujo, recoger jugosos tomates madurados al sol, picar  hojas de albahaca recién cortadas y preparar tu ensalada con crujientes lechugas son  placeres escasos pero posibles en medio de la ciudad.

Y es que soy consciente de que no todo el mundo dispone de una parcela de terreno donde poder cultivar, y que viviendo en la ciudad aspiras como máximo a tener un balcón, una terraza o una ventana. Pero hay que romper con la distorsionada idea de que si no tengo parcela de terreno no puedo cultivar mis propios alimentos.  

Precisamente es esa escasez de posibilidades la que abre un mundo de oportunidades. Lo mejor de cultivar en la ciudad es que puedes hacer lo que quieras, la imaginación y la creatividad mandan y solo hay un lema … ¡DIY y Cultiva donde quieras…Todo vale!

¿No me crees? Pues mira mira…
cultivar alimentos organicos donde quieras




1.Llénate de inspiración y recicla


Cultiva DIY



Aquí todo vale: macetas de las de toda la vida, grandes, pequeñas, cuadradas, redondas, de cerámica, metálicas, de colores, lisas o a rayas, jarrones, teteras, cajas, piscinas de plástico, latas, vasos, y hasta zapatos ¿me pillas no?

Como una imagen vale más que mil palabras  te dejo, al más puro estilo DIY, muchas más ideas en mi tablero de Pinterest para que veas que esto de lo que te hablo es posible y verás cómo te llega la inspiración, porque seguro que tienes un montón de cosas por casa que puedes reciclar y empezar a cultivar tus propios alimentos orgánicos.




¿A que es divertido? Si das el paso ¡Enhorabuena! Vas directa al camino de tu propia soberanía y aquí empieza lo bueno.

Además ahora mismo estoy preparando el Manual Básico de iniciación a la agricultura orgánica, con él partirás de cero para preparar tu propio huerto, no necesitas conocimientos previos y además es muy facilito de leer y de entender, eso sí, es sólo para suscriptoras, estoy segura que  te va a gustar y en cuanto esté listo lo verás en la Newslatter  para que no te la pierdas y puedas descargarlo. Así que si todavía no eres suscriptora ya sabes…Suscríbete y Únete!!! que hay muchas cosas por venir, yo aviso...

Pero de momento y para que tu iniciativa de plantar aunque sea una lechuga no caiga en balde voy a continuar con los dos siguientes tips respondiendo a dos preguntas que todas nos hacemos cuando empezamos a cultivar y de paso darte con unos consejillos de agricultura orgánica básicos para que empieces ya!


2. Manos a la tierra


¿Cómo empiezo a cultivar mis propios alimentos orgánicos?


El ¿Cómo? es esa pregunta que nos ronda a todas en la cabeza cuando somos primerizas en esto. Lo primero que tienes que hacer es cerciorarte bien de cuál es el espacio del que dispones, ni más ni menos, y utilizarlo para empezar a cultivar aquellas cosas que te gustan, porque lo más importante en todo este proceso son tus ganas, así que cultiva tus hortalizas y verduras favoritas.

Como todo en la vida, sacar a delante cualquier proyecto nuevo es difícil cuando empezamos desde cero, por eso es importante comenzar marcándote objetivos sencillos y luego poco a poco ir volviéndolos más complejos, o mejor dicho, más completos. Como eres una mujer valiente no tendrás problema con esto y si además ya te has leído Los 9 dones y secretos de una mujer valiente para ser feliz sabes de sobra que tú puedes conseguirlo.

Iníciate cultivando las plantas que tienen mejores rendimientos, aquellas que no tienen muchas exigencias en cuanto a suelo y sustrato se refiere, esto hace que la calidad de un cultivo en un balcón o una ventana sea prácticamente la misma que obtendríamos en el campo.

Lo dicho, empieza a cultivar las cosas que te gustan porque así te resultará más gratificante el proceso, yo te recomiendo empezar con  las plantas de hoja y por las variedades “compactas” Así, por ejemplo, puedes empezar con cultivos de rúcula, cualquier tipo de lechuga, rabanitos, plantas aromáticas como cilantro, albahaca, tomillo y perejil,  fresas, tomates cherry o pequeños ajíes.

Te dejo una pequeña muestra de mi día a día, estas fotos en concreto son del huerto que comparto con mi hija:


cultivar alimentos organicos
Aquí una menda regando en el huerto con la peque

cultivar alimentos organicos
Tomates cherry y raf en cañas de bambú

cultivar alimentos organicos
Coles, brócol, acelgas, zanahoria, maíz, rábanos, cebolla,judías...



3. Sé constante.


¡ Las plantas se me dan fatal ¿Cómo mantengo mi huerto?!


Aquí influyen un montón de factores, lo siento, no hay una varita mágica con la que tocar tus cultivos y que crezcan sanos y encima solos.

Si para colmo eres de las que se te mueren hasta los cactus lo más seguro es que esta pregunta retumbe en tu cabeza como un martillo. Pero tranquila, con tiempo, práctica y muchas ganas lo consigues seguro.

Mira, cuando yo empecé en esto de los cultivos era toda un manojo de nervios y dudas y había muchos conceptos que se me mezclaban en la cabeza, así que para que a ti no te pase lo mismo no pierdas de rumbo los consejos que te dejo a continuación, son el ABC para empezar con buen pie y si los tienes en cuenta todo vendrá rodado ya verás:


  • Observa cuál es el recorrido del sol en tu huerto y aprovéchalo!!! Fíjate bien en la altura de las plantas y las sombras que se generan.
  • Protege tus cultivos de las corrientes de viento y ubica tus plantas de forma coherente, lo más importante es que no dejes expuestas al viento a las que tienen los tallos más débiles.
  • Planifica la ubicación de tus cultivos: Las plantas que dan frutos como el tomate, pepino, pimiento… necesitan alrededor de seis horas de sol diarias. Mientras que las plantas de raíces y hojas como la lechuga, zanahoria, rabanitos… tienen suficiente con tres horas de sol, una exposición directa y continua las queman así que  el resto del día deben tener semi-sombra.
  • Una de las claves para tener éxito en tu cultivo es lograr un correcto balance del suelo y para eso necesitas compost:  Tienes que mezclar tu sustrato con componentes orgánicos que puedes hacer tú misma en casa. Dejar un cubo de basura sólo para restos orgánicos y de comida es la mejor manera ( y la más económica) de conseguir el compost que luego mezclarás con tu sustrato.
  • La mejor hora para regar es al atardecer, o en su defecto por la mañana, aunque te recomiendo la primera opción. No riegues a mediodía, es cuando las plantas necesitan más cantidad de hidratación pero es también cuando reciben más sol y las gotas de agua al calentarse en las hojas y raíces podrían quemarla.

¡Qué! Ahora que ya sabes cómo empezar no me digas que no es guay eso de cultivar donde quieras tus propios alimentos orgánicos. Es divertido y creativo pero sobretodo es el primer paso hacia tu libertad, significa disfrutar de tu derecho  a alimentarte con productos de primera calidad, a decidir sobre tu salud y tu nutrición y es también la llave que te abre la puerta de la dignidad.

¡¡¡ Inspírate, pon manos a la tierra, sé constante 
y… cultiva donde quieras!!!

Un beso fuerte, y ya tienes tarea para esta semana ;)


Patri


Suscríbete a PLANETAyPUNTO



Artículos relacionados que seguro te interasan

0 Comentarios